Perversidad


Un ejemplo cruel de cierta perversidad de la vida: pasar horas en una oficina pública intercambiando con gente gris, de poco interés. Peor aún: escribir en la sección política de un diario “prestigioso”.

Anuncios

~ por Jorge Concha Lozano en marzo 14, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: