Bendita razón técnica


Durante siglos se ha acentuado la tendencia que pretende separar, dentro de la racionalidad —razón técnica, afectividad y emotividad— una porción del intelecto que, con su auge y puesta en marcha, pretendía ayudar al hombre a sobrevivir mejor. Esa pequeña gran porción de racionalidad, la razón técnica, se ha sobrevalorado y sobredimensionado. Se convirtió, en una aberrante simplificación reduccionista, en casi un sinónimo de la compleja racionalidad humana. Su exagerado prestigio y auge durante la cándida era del progreso indefinido, su excesiva utilización y su decadencia y fracaso la convirtieron en un producto más que indeseable de la evolución. La razón técnica “pura” se muestra hoy impotente frente a numerosos problemas. Es que su frontera que la “separa” de la emotividad y la afectividad, difusa desde donde se la observe, fue ilusoriamente demarcada con obsesiva tenacidad. Y provocó el desmadre del conocimiento, su atomización e insuficiencia para hacer frente a los problemas de las sociedades en crisis.

Anuncios

~ por Jorge Concha Lozano en marzo 30, 2007.

Una respuesta to “Bendita razón técnica”

  1. Mi talentoso escritor, felicidades por tus escritos que, brotan de un espiritu que tiene una fogarada resplandesciente y viva .- De una profundida original que poco deja acceder las influencias del exterior.
    Al leer tu texto. “La razon tecnica ‘pura’ se muestra hoy impotente frente a muchos problemas”. No puedo comentar sin recordar a Elie Wiesel y sus insistente tendencia.
    Prevenir al hombre que, permanece en un estado de apatia y silencio.
    Es necesario usar estos mecanismos de vez en cuando para conservar nuestra sanidad.
    Apatia, que viene del Griego apatheia, significa a-, “sin” y pathos, sentimiento.
    Esta actitud, que seduce nuestro espiritu y cuando le da la gana modela nuestras vidas, no nos permite ver, la misteriosa existencia de los dolores y las desesperanzas de otra persona.
    La apatia es un fenomeno extrano entre la luz y la oscuridad , donde nuestra voluntad permanece inerte, decidiosa ante la crueldad y la compasion, y el bien y el mal se funden de un modo que nos deja medio ciegos.
    Wiesel escribe que en la apatia el peligro es mayor que en el odio. “Se puede escribir un poema , una gran sinfonia y se obtiene una respuesta. La apatia no obtiene respuesta”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: