Verso antidepresivo


A veces hasta me duele
el dolor de mi dolor.
Su sufrimiento,
su abandono
de pan viejo.

Ya nadie quiere
una gimnasia de llanto
en honor a mi dolor.

Ni un ejercicio
de risa o burla
como homenaje.

Dolor mío,
mi dolorcito,
mi compañero:
me despierto,
desayuno,
tomo el ómnibus,
estudio, trabajo,
y vos a mi lado.

Qué importa,
dolor,
si los demás

no te apuntan
con los ojos.
No te descargan
el corazón.

Yo aprendí
a decirte.
De vos vivo.
Es suficiente.

Anuncios

~ por Jorge Concha Lozano en mayo 17, 2007.

2 comentarios to “Verso antidepresivo”

  1. que bueno mi dolorcito mi compañero. es tan así. un saludo y nos leemos

  2. Saludos, mi talentoso escritor, el dolor es inevitable, pero no somos prisioneros de las causas psicologicas que lo provocan y no son las responsables del estado de ánimo más íntimo, cuanto más pesa, el resultado de nuestra libre decisión.
    Congratulaciones por tu blog, mi fa piacere rileggerti, a presto. Elisheva L.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: