TODOS LOS QUE SOLÍA SER CON VOS


Mi corazón se levantará
peleará tras tu escape último.

Yo recordaré tu excelente cintura,
la sinuosidad de tu cadera,

Yo seguiré viendo ese trasero
estampado en el frontal de mi cerebro.

Pensaré -pienso- en esa noche,
emplazados en una cama ajena,
que me leías la Rayuela de ese Julio tan amado.

Y repetiré que siempre fuimos ajenos:
yo viejo, anclado casi en los cuarenta,
con un secreto y un lenguaje imposible de mostrar;
vos, de agotadores, voluntariosos veintiseis,
vos, vos, vos, vos y vos sin parar,
a bailar contemporánea, a azotar los pisos
con tu pie flamenco, y desmontar,
licuar la mirada de los comunes hombrecitos
fascinados con los diamantes de tus piernas.

Y advertiré que nada, ni los recuerdos,
me pertenecen, y me convertiré en un
hombre sin derechos sobre tu luz o tu oscuridad.

Y no sabré más quién soy.
Me habré ido, sin los seres que solía ser con vos.

Anuncios

~ por Jorge Concha Lozano en mayo 31, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: